lunes, 23 de febrero de 2009

EL CHISTE QUE CAYÓ EN EL OLVIDO

Hoy le había dedicado el chiste a Bermejo, pero su dimisión me ha frenado en seco. No cuelgo el chiste porque es un ejemplo de lo mal que podría entenderse un dibujo cuando cambian los acontecimientos quie lo inspiraron. ¡Es la magia de internet! Con los periódicos no pasa porque en el momento en que sale a la calle un diario está condenado a la hoguera: no hay nada más espantoso que el periódico del día anterior. Sin embargo internet es un agujero negro: cuando entres no podrás salir. La ventaja es su rápida actualización. Mañana estará el chiste nuevo dedicado a Pé.

2 comentarios:

CHATUN dijo...

cariño... pues el chiste era muy bueno

el dani dijo...

Pero desactualizado, viejuno... Se me caducan loas chistes!!!